INDIGNADOS DE TJ, AL BOTE

Comparto la indignación de el compañero Álvaro de Lachica (debajo su artículo) sobre la detención de estos “indignados” que se han sumado a un movimiento mundial. En cualquier caso es indignante la criminalización de la protesta ciudadana, tan necesaria en nuestra sociedad apática, pero más aún en el caso de Tijuana y Baja California en general, donde, por experiencia, puedo decir que la sociedad es menos dada a manifestarse públicamente de esta forma que en otros lados de la República. Es malo que repriman a la sociedad, pero en una sociedad donde la manifestación es tan raquítica y tan necesaria, ¡es aún más indignante! Supongo que temen precisamente que permitir el crecimiento de estas protestas, por pequeñas que sean, pueda ser un peligro para su estabilidad y su poder sobre la población. No hay más que respaldar por todos los medios posibles, empezando por el moral, a los “indignados” detenidos en Tijuana. FFM.

Asunto: INDIGNADOS DE TJ, AL BOTE
Fecha: Tue, 18 Oct 2011 17:39:47 -0700 (PDT)
De: Alvaro de Lachica <andale94
A: Eduardo Soria <esoria
COMPAÑEROS:

POCOS E INDIGNADOS.

En Tijuana, el día de ayer una veintena de jóvenes INDIGNADOS que se encontraban en un campamento frente a la Plaza Río, fueron remitidos a las instalaciones de seguridad a donde acudieron sus padres para tratar de que los liberaran y hasta algunos de los padres fueron detenidos. Qué triste, porque el acto de quejarse apenas formaba un coro. Las cosas en México sí que están mal. El país va en la dirección equivocada. No solo lo dicen las encuestas. Y si existen voces discordantes dispuestas a manifestarse como estos muchachos .…órale al bote.

Por qué yo creo que en México habemos muchos indignados y no me refiero a un movimiento como el de Javier Sicilia y las marchas por la Paz con Justicia y Dignidad a que ha convocado en los últimos meses. Me refiero al puño de mexicanos dispuestos a salir a marchar día con día, a acampar en las plazas municipales de nuestro país. Desgraciadamente, los que están dispuestos a manifestarse, corren el riesgo, como estos muchachos, de que sean reprimidos por nuestras autoridades. Quienes salen a demandar hoy cambios para nuestro país no están exentos de que hasta les inventen delitos como la posesión de sustancias prohibidas….que fácil, no?

Aunque haya resultado pequeñito este movimiento en Tijuana, me parece meritorio para perseguir pequeños logros y atacar pequeñas causas, pero hoy México no requiere cambios pequeños, sino cambios profundos y radicales que nuestro sistema político actual no permite que florezcan o siquiera que se propongan.

Escribo esto con un hartazgo y una indignación tal de la política mexicana, de la administración pública y la descomposición de las instituciones de nuestro país. No soy el único, no somos los únicos. España comenzó hace 5 meses y este pasado fin de semana, ya se sumaban más de 100 ciudades a través de todo el mundo, incluidos lugares en los Estados Unidos, en contra de un sistema político que considera insostenible, cuyas prácticas limitan la provisión de servicios públicos de calidad, cuyas luchas electorales dejan de lado las necesidades de la población de satisfacer sus derechos sociales como la educación, el trabajo o la salud.

En México, la situación es aún peor, estamos luchando día a día por la protección de nuestros derechos civiles, políticos y humanos, ¡caray! estamos peleando por el derecho a que podamos salir a las calles y no nos veamos envueltos en alguna balacera o que no nos quiten lo que es nuestro. ¿Qué diantres esperamos?

Es indignante que uno de cada dos mexicanos haya sufrido en carne propia un crimen o delito. Son las matemáticas del terror. La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México reportó que del 2006 al 2008 hubo aproximadamente “48 millones de víctimas de delitos en todo el país”.

Es indignante que unos estudiantes filmen una balacera con su celular entre soldados y malandrines, desde dentro de su escuela y se tengan que tirar al suelo y mantenerse ahí para que no los mate una bala perdida en un tiroteo.

Es indignante que el principal encargado de la economía en México, el precandidato presidencial y ex secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, diga que “hace mucho que México dejó de ser un país pobre” y que con unos 550 dólares al mes una familia mexicana puede pagar casa, coche y colegiatura.

Es indignante que haya tantos ex funcionarios que viven como millonarios a pesar de haber tenido casi toda su vida puestos y salarios públicos. Es indignante que muchos de ellos no estén en la cárcel y que ni siquiera hayan rendido cuenta de sus ganancias y del uso de partidas secretas.

Es indignante que los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo ahora se quieran hacer pasar por “demócratas” cuando cada uno de ellos fue elegido a dedazo y de la manera más fraudulenta y tramposa.

Es indignante de toda indignación, que no exista un movimiento enorme de indignados en todo México. Sé, porque conozco a muchos y soy uno de ellos, que México está lleno de indignados. Están dadas todas las condiciones para un masivo movimiento ciudadano que mueva al país y haga temblar a sus inefectivos gobernantes. A veces tengo esa sensación de que algo está a punto de brotar en México. Mi solidaridad con los indignados de Tijuana por que también hay que indignarse por lo que les pasó.

Dr. Alvaro de Lachica

Alianza Cívica, Ensenada B.C.

andale94

¿Qué te parece? ¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s