Mi voto de convicción: mi voto por Nadie.

Campaña de Nadie

Campaña de Nadie

Cuando muchos votamos por Patricia Mercado en las votaciones presidenciales de 2006, muchos dijeron que estábamos desperdiciando nuestro voto, que esa elección era demasiado importante y que teníamos que votar “por los que tienen probabilidad real de ganar”. Estaban llamando al voto útil: votar por Calderón (FC) para que no gane López Obrador (AMLO), votar por López Obrador para que no gane Calderón. Unos y otros “votaron útil” y, prácticamente, se contrarrestaron mutuamente: por cada un@ que votó por FC para que no ganara AMLO, hubo otr@ que votó por AMLO para que no ganara FC.  El resultado fue una diferencia tan pequeña que es menor que los “errores aritméticos” en las actas de la votación, como presentado en el estudio de J.A. Crespo. Nunca sabremos si AMLO en realidad SÍ ganó. Cabe entonces preguntarse ¿qué tan útil fue el “voto útil”? Millones de ciudadan@s fueron manipulad@s por el voto del miedo, por el voto condicionado, por el “voto (in)útil”, etc. y la gran mayoría de ellos no logró con su voto lo que quería ni voto realmente por alguien que le convenciera, sino por el “menos peor” de “los que sí pueden ganar”; pusieron por encima lo que escucharon que sería “lo mejor para México”, lo supuestamente prioritario, según los medios de comunicación, por encima de la convicción personal de quién los representaría mejor. Yo voté por convicción, junto con un millón 200 mil mexican@s más. En esa elección sí vi una propuesta convincente, genuina, lejana a los políticos de siempre. Ahora no. En 2006, obtuve a cambio la satisfacción de haber votado por quien yo realmente quería, en quien vi mejor potencial y tras de quien había las mejores propuestas. Además obtuve la satisfacción de participar posteriormente en la construcción de ese partido que, desafortunadamente, le dio cáncer terminal (una metástasis desde otros partidos) y está ahora en agonía. Eso me hace cuestionarme la viabilidad de la vida democrática en un sistema que está inherentemente corrupto y sin apoyo dentro para transformarlo.

Ahora, ninguna de las opciones electorales que se me presentan me convence. El PSD podría decirse que sigue encabezando las propuestas que más me interesan; sin embargo, como dicho, es como un huevo que al pasar el tiempo se ve igual por fuera pero por dentro ya está podrido. No creo ya en ellos, no creo en sus métodos, no creo en sus consciencias. Por eso seguiré votando por convicción, porque el mejor provecho que puedo sacar de una elección es salir de la casilla con el orgullo de que nada ni nadie ha condicionado mi voto y nada me ha presionado para votar como lo hice. Por eso voy a votar por Nadie, porque Nadie verdaderamente me representa, en este momento; definitivamente Nadie es el mejor candidato para este 5 de julio. Me he informado, he comparado, he pensado y Nadie tiene las propuestas que a mi me interesan en su totalidad. Además, Nadie tiene mayores probabilidades de cumplir sus promesas de campaña. Por tanto, no me queda duda de que este 5 de julio, un voto por Nadie es un voto por tod@s.

Checa la página de Vota X Nadie

Anuncios

Un pensamiento en “Mi voto de convicción: mi voto por Nadie.

¿Qué te parece? ¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s