El bebé más bebé del universo

El bebé más bebé del universo

El bebé más bebé del universo

Con una edad aproximada de 15 mil millones de años, a partir del big bang, el Universo sigue dando algunos gritos de cuando era bebé. En realidad, este bebé más bien ya estaba muy maduro y muriendo, como podrán leer. Pero, ¿cómo sabemos lo que sabemos? Pues empecemos por el principio: el corrimiento al rojo (o “redshift”, por su nombre en inglés) es una consecuencia del efecto Doppler, que causa que la longitud de onda de una señal electromagnética como luz visible, ondas de radio, rayos X y hasta los rayos gamma, se recorran en su longitud de onda haciéndola más larga. El ejemplo clásico del efecto Doppler (el cual, por cierto, sucede con todo tipo de ondas, no sólo con las electromagnéticas) es una ambulancia (o patrulla) que cuando viene en dirección hacia nosotros parece emitir un sonido más agudo (de menor longitud de onda), y cuando se va en dirección opuesta a nosotros parece emitir un sonido más grave (de mayor longitud de onda). El análogo de los dos casos anteriores para ondas electromagnéticas es el “corrimiento al azul” y el “corrimiento al rojo” (o blueshif y el redshift), respectivamente. A partir de las ecuaciones que modelan el efector Doppler electromagnético, podemos determinar la velocidad a la que se está moviendo la fuente emisora de la radiación electromagnética a partir del corrimiento de la señal. Ahora, cada tipo de emisión, dependiendo del tipo de radiación que sea y qué es lo que la haya producido, tiene unas trazas características que son como la “huella digital” de aquello que la produjo, y se ubican en longitudes de onda muy específicas y “fijas”. Por tanto, midiendo el desplazamiento de estas líneas en el espectro de la luz, podemos determinar el corrimiento de la señal completa. Hasta ahí bien, pero ¿cómo se relaciona esto con la edad o la antigüedad de la emisión? Pues aquí entra otro hallazgo científico muy famoso: la ley de Hubble. Fue Edwin Hubble, quien por allá de los años 30´s descubrió esta ley que lleva su nombre y que, más comunmente, se le conoce simplemente como el fenómeno de la “expansión del universo” (y al cual Albert Einstein se opuso fervientemente por mucho tiempo, por cierto, dando lugar a lo que se conoce como la constante cosmológica de Einstein, un lío que será bueno abordar en otra ocasión). Resulta, descubrió Hubble, que mientras más lejos está un objeto astronómico de nosotros (de la Tierra) más rápido se está alejando también de nosotros (de la Tierra), según pudo observar al medir las distancias y velocidades de muchas galaxias. Hasta donde sé, la ley de Hubble es apreciable solamente con objetos fuera de nuestra Galaxia (básicamente, otras galaxias y algunos otros bichos excepcionalmente brillantes como precísamente una explosión de rayos gamma). Y entonces, la ley nos determina la distancia aproximada a la que se encuentra el objeto si contamos con una medida de la velocidad con la cual se aleja de nosotros. Y ahí está el vínculo con el efecto Doppler pues, si podemos medir el corrimiento al rojo, podemos determinar la distancia aproximada a la que se encuentra el objeto de nosotros. Pero todavía no decimos cómo sabemos la edad. Hay un eslabón más aquí: la distancia a la que se encuentra un objeto está también ligada a la edad que tiene. Esto es, debido a que a la luz le toma un cierto tiempo en llegar de un lugar a otro y, a pesar de que esta velocidad es la más alta con la que puede desplazarse cualquier cosa por el espacio (aproximadamente 300 mil kilómetros por segundo), para cuando nosotros la detectamos le ha tomado ya un buen tiempo en llegar hasta aquí. Claro está que no notamos esto cuando prendemos la luz de la casa, puesto que la distancia del foco a nuestros ojos es insignificante. Sin embargo, ya con la luz solar, se puede calcular que cuando nosotros vemos el amanecer en realidad éste ocurrió hace aproximadamente 8 minutos atrás. Y eso que el Sol está “relativamente” cerca. Entonces, para objetos cosmológicos que se encuentran a miles de millones de años luz de distancia, su luz nos llega con un delay (retraso) de, precisamente, miles de millones de años; por lo cual, estamos observando no el presente, sino el pasado de ese objeto. Así pues, y finalmente, el corrimiento al rojo más grande medido hasta la fecha es también la emisión electromagnética más antigua proveniente del objeto más antiguo del universo jamás observado. Y que viva Galileo.

Disfruten el artículo.

Abril 28, 2009: El satélite Swift de la NASA y un equipo internacional de astrónomos hallaron una explosión de rayos gamma que provenía de una estrella que murió cuando el universo tenía apenas una edad de 630 millones de años (menos del cinco por ciento de su edad actual). El evento, al que se dio el nombre GRB 090423, es la explosión cósmica más distante que se ha visto.

“La increíble distancia de esta explosión ha excedido nuestras mayores expectativas; realmente fue un estallido que vino del pasado”, dice Neil Gehrels, quien es el cientifico principal del proyecto, en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales, de la NASA.

Artículo completo:

http://ciencia.nasa.gov/headlines/y2009/28apr_grbsmash.htm?list375783

Anuncios

6 pensamientos en “El bebé más bebé del universo

  1. Una amiga de mi hermano dice que todos los nerds saben lo que es el efecto doppler 😀

    No más quería hacer el comentario

    (broma)

    Me gusta

  2. Holaaa!

    Sí, la ley de HUbble y el fondo cósmico de MIcroondas son las pruebas mas plausibles de la teoría del Big Bang, En cuanto al satélite swift, esta diseñado para poder detectar cualquiér emisión de rayos gamma, así que es toda una obra de ingeniería, ya que, apenas se detecta un sólo rayo gamma, el satélite vira hacia la fuente y lanza un aviso a todos los que los estudian; acá en la tierra se hace un desastre, pues estos astrónomos le quitan su tiempo de observación a los que están en tierra observando, ya que los Gamma Ray Burst (GRB) muestran un fenómeno llamado “postluminicencia”, es decir, su emisión va decayendo a longitudes de onda menos energéticas; por lo que, una erupción de estas se puede registrar en todo el espectro, y así conocer más sobre la fuente emisora. Estos bichos, los GRBs, me encantan, son los fenómenos mas violentos del universo y, se cree, son el nacimiento de agujeros negros o como un profesor dijo “Se podría decir que los GRBs son el llanto de un agujero negro al nacer”…. simplemente bello. Fermín, me encanta como hablas de estas cosas, sigue divulgando la mágia del cosmos cuando puedas! El universo siempre nos tiene reservadas múltiples sorpresas.

    Me gusta

  3. Wow, me gusta mucho que está muy sencillo de entender para quienes no somos físicos, astrofísicos o ente por el estilo sino simples mortales con alguna vaga noción de física. Muchas felicidades por la claridad en éste sentido.

    Por otro lado, que increíble que el satélite haya estado en el momento y lugar adecuado para captar éste instante que nos llega del pasado. Es al leer artículos como estos que me hace dar vueltas la cabeza y preguntarme qué es en realidad el tiempo y el espacio… 🙂

    Me gusta

  4. Muy interesante lo de la ley de Hubble, cabe recordar a la radiación del fondo: el eco del big bang, una forma de contacto con el origen de las cosas.

    Me gusta

¿Qué te parece? ¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s